El BCE deja los tipos en mínimos y así seguirán 'durante un periodo prolongado'

El BCE no defrauda y, tal y como esperaba el mercado, mantiene sin cambios tanto los tipos de interés como sus estímulos a la economía. Llega en turno de su presidente, Mario Draghi, de ofrecer sus previsiones de crecimiento e inflación, así como su visión sobre el riesgo político de la región y su disposición a hacerle frente.

12 comentarios

El Banco Central Europeo (BCE) mantiene los tipos de interés aplicables a las operaciones principales de financiación, la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito sin variación en el 0,00%, el 0,25% y el -0,40%, respectivamente.

La autoridad monetaria indica que “sigue esperando que los tipos se mantengan en los niveles actuales, o en niveles inferiores, durante un período prolongado que superará con creces el horizonte de sus compras netas de activos (QE)”.

En lo que respecta a las medidas de política monetaria ‘no convencionales’, el BCE confirma que mantendrá las adquisiciones de deuda “en su nivel actual de 80.000 millones de euros mensuales hasta finales de este mes y que, a partir de abril, se reducirán a 60.000 millones hasta el final de diciembre de 2017, o hasta una fecha posterior si fuera necesario y, en todo caso, hasta que el Consejo de Gobierno observe un ajuste sostenido de la senda de inflación que sea compatible con su objetivo”.

Y, añade: “Si las perspectivas fueran menos favorables, o si las condiciones financieras fueran incompatibles con el progreso del ajuste sostenido de la senda de los precios, prevé ampliar el volumen y/o la duración de este programa”.

Inflación transitoria, ¿o algo más?

Febrero de 2015. La tasa de inflación interanual de la Zona Euro se situaba en el -0,3%, frente al -0,6% de enero. En su reunión de ese mes, el Banco Central Europeo (BCE) anunciaba la puesta en marcha (en marzo) de su propio programa de compra de activos (QE) al estilo de la Reserva Federal (Fed). Comenzaba a alejarse el temor a la deflación

Febrero de 2016. Por primera vez desde enero de 2013, el IPC de la región alcanzaba el 2%, o lo que es lo mismo, la meta de la autoridad monetaria, el objetivo, junto a la recuperación sostenida del crecimiento, por el que había acudido a estas extraordinarias medidas como adquirir deuda, reducir tipos a mínimos (negativos incluso) o poner a disposición de la banca ‘barras libres’ de liquidez (por poner algunos ejemplos).

Entre ambos años no han sido pocos los altibajos a los que ha tenido que hacer frente la economía de la Zona Euro: empezando, como no, por Grecia una vez más, pasando por el temido ‘aterrizaje forzoso’ de China o el colapso del petróleo, hasta llegar a la decisión de Reino Unido de salir de la Unión Europea (UE).

Con sus estímulos (o a pesar de ellos para muchos) el BCE, sin olvidar los ‘efectos perversos’ de sus políticas, ha conseguido el objetivo de inflación. Mientras, el crecimiento ha repuntado desde el 1,5%, hasta el 1,7%, aunque la Comisión Europea espera una ralentización hasta el 1,6% este año, para remontar al 1,8% en 2018. ‘Una de cal y otra de arena’… a la que se suma el hecho de que buena parte de la remontada de los precio se asienta sobre el ‘efecto base’ del crudo, la aún ‘delicada’ situación de la banca y las múltiples elecciones que se celebran esta año en la región, entre las que destacan las de dos grandes: Francia y Alemania.

En este contexto, sin cambios en la política monetaria, el mercado vigilará cada palabra del presidente de la autoridad monetaria, Mario Draghi, en busca de pistas sobre una posible ‘estrategia de salida’. Recordemos que a partir de marzo las compras se reducen de los 80.000 millones de euros al mes actuales hasta los 60.000 millones establecidos en diciembre, cuando extendió el QE hasta finales de 2017. Buscarán también los inversores sus impresiones sobre el riesgo político a ambos lados del Atlántico, el sector financiero, el crecimiento o la misma inflación…

Debate en torno al QE: ¿cómo calmar a los ‘halcones’?

“Esperamos que el BCE mantenga su posición acomodaticia”, afirma Franck Dixmier, global head of fixed income en Allianz Global Investors. Pero, reconoce, el “sorprendente aumento del IPC en Alemania en febrero (+2,2% interanual) suscitará un debate sobre la relevancia del mantenimiento de las compras de deuda a su ritmo actual”.

Matiza este experto que la inflación subyacente se mantiene “prácticamente sin cambios en su bajísimo nivel actual” y recuerda que la escalada de los precios se considera “transitoria”. Así, cree poco probable que “se plantee la cuestión de la disminución progresiva del estímulo (tapering). Un anuncio en este sentido sería prematuro y no estaría exento de peligro, ya que la probable reacción brutal del mercado sería contraproducente. Así, no esperamos ningún anuncio antes del otoño de este año”.

Por su parte, Patrick O’Donnell, gestor de inversiones en Aberdeen Asset Management, afirma que Draghi “va a tener que aceptar que los últimos datos de actividad han sido mejores. Pero dado que la inflación subyacente sigue persistentemente baja es probable que esto le lleve a descartar la idea de ser menos acomodaticios. El foco principal estará sobre cualquier pista de que el BCE completará su programa de compra de bonos gubernamentales antes de 2018, que es cuando espera el mercado. Hay señales claras de que algunos inversores están buscando un aumento simbólico en la tasa de depósitos este año para aplacar a los ‘halcones’. Sin embargo, es muy pronto para apreciar algún cambio de tendencia procedente del sólido núcleo de miembros ‘dovish’ de dicho consejo, del que el italiano claramente forma parte”.

Se impondrá la cautela ante el riesgo político

De hecho, en su papel de ‘paloma’, Jennifer McKeown, economista jefe para Europa de Capital Economics, cree que Draghi, a pesar de los recientes datos macro positivos, advertirá que los riesgos siguen sesgados a la baja, reiterando su idea de que el repunte de la inflación es transitorio.

bce inflacion zona euro capital economics
Fuente: Capital Economics.

“Y con el riesgo político como causa de preocupación, esperamos que el BCE reitere su compromiso con el QE este año y posiblemente más adelante”.

‘Límites’ cada vez más cerca

Martin Arnold, director y estratega macro y de divisas de ETF Securities, recuerda que el balance de la autoridad monetaria nunca ha sido tan grande, se encuentra cada vez más cerca de los límites impuestos a su programa de compra de deuda. Sin embargo, también señala que se han dado “señales” de que podría superarlas.

Y es que, en su último encuentro habló de la posibilidad de “desviaciones limitadas y temporales”, que beneficiarían principalmente a las naciones más endeudadas, como Italia, “aunque presionará al euro de cara al segundo semestre del año”.

bce balance etf securities
Fuente: ETF Securities.

Relacionadas

Deje su comentario

12 comentarios