Renta fija flexible y retorno absoluto como alternativas

Cada vez resulta más complicado encontrar valor en deuda. Mientras, todo apunta a que en los próximos años los tipos escalarán. ¿Qué alternativas hay?

1 comentario

Vontobel AM lo tiene claro: para minimizar las posibles pérdidas que cause en la renta fija el ciclo alcista de tipos, encabezado por la Reserva Federal (Fed), pero que poco a poco seguirán el resto de bancos centrales, “invertir en retorno absoluto puede ser una opción”.

Ahora bien, reconocen, “los fondos que siguen este tipo de estrategias han conseguido mala rentabilidad últimamente y además muchos de ellos son productos complejos, por lo que resulta clave ser muy selectivo”, destaca Chris Bowie, socio y gestor de carteras de TwentyFour AM, boutique de la firma.

Llama la atención sobre el Vontobel Fund-TwentyFour Absolut Return Credit que, con un objetivo de rentabilidad de Euribor+250 puntos básicos después de comisiones y una volatilidad inferior al 3%, pretende alejarse de la complejidad que tradicionalmente ha definido a esta clase de activo.

“En este producto ponemos en práctica una estrategia long-only, trasparente y fácil de entender, sin apalancamiento y con una cartera compuesta en su mayoría por emisiones con grado de inversión y que en la actualidad tiene una duración de 3,1 años”, detalla Bowie, quien entiende que destinar la mayor parte de la cartera a emisiones de renta fija ‘BBB’ compensa adecuadamente por el riesgo asumido.

Otro rasgo diferenciador de este fondo respecto a sus pares viene de la mano del número de compañías en las que invierte. “Es muy complicado gestionar la volatilidad si se tienen muchas posiciones en el fondo. En un entorno de bajos rendimientos como el actual, la selección de valores se vuelve todavía más importante y por ello la cartera nunca superará las 100 líneas pues nuestro objetivo es tener al menos un peso del 1% en cada una de ellas” puntualiza.

Por otra parte, Hervé Hanoune, director de renta fija y gestor del fondo Vontobel Fund-Bond Global Aggregate, añade que la deuda tradicional “se encuentra en un momento particularmente difícil lo que ha llevado a muchos inversores a asumir más riesgo. Nosotros pensamos que es momento de adoptar un punto de vista diferente. Para batir al mercado es necesario contar con flexibilidad total para poder invertir a lo largo de todo el espectro”.

Entre los aspectos que destacó como imprescindibles para superar la barrera de bajos rendimientos se encuentran, además de los citados anteriormente, la gestión activa del riesgo, la puesta en práctica de una genuina diversificación mediante la inclusión de posiciones poco correlacionadas y centradas en ofrecer alpha, y la inversión en instrumentos lo más líquidos posibles.

A nivel macro, esperan un escenario en el que los riesgos políticos persistirán, los tipos seguirán subiendo y en el que el crédito ofrecerá valor, pero habrá que ser muy selectivo. Teniendo en cuenta este contexto, hoy en día encuentra oportunidades atractivas en la deuda gubernamental portuguesa, cuyo diferencial es poco volátil y que además ofrece un excelente cupón; en la deuda subordinada financiera de bancos y aseguradoras y en la deuda emergente en divisa extranjera.

Relacionadas

Deje su comentario

1 comentarios