Cómo gestionar el riesgo de tipos al alza

Desde la segunda mitad de 2016, las yields de la deuda han iniciado una escalada que, ante las expectativas de inflación y de tipos de la Fed, continuará en 2017.

4 comentarios

Se espera que la Reserva Federal (Fed) incremente los tipos al menos tres veces en 2017 y que la inflación repunte en Estados Unidos espoleada por los estímulos fiscales y de inversión que debería poner en marcha el presidente electo Donald Trump. Mientras, a este lado del Atlántico, aunque el Banco Central Europeo (BCE) seguirá muy acomodaticio, preparará al mercado para reducir sus compras de activos (QE), el conocido como tapering.

Un entorno, detallan David Hawa y Maarten Tonino, de Robeco, en el que los inversores de crédito deben “evaluar y decidir si el actual cambio supone el fin de los tipos mínimos (…) y, si es así, la necesidad de cubrir su exposición a este riesgo se antoja vital”.

Así, para estos expertos la clave en este sentido son las estrategias de duración: “Un fondo de crédito de duración cero es una forma eficiente de gestionar la exposición a tipos”. Se trata, explican, de una protección frente al aumento de los tipos de interés a largo plazo, al tiempo que se aprovecha los spreads de crédito.

“Robeco ofrece una variante de duración nula en sus fondos de bonos high yield, con grado de inversión, instituciones financieras y crédito sostenible euro”, detallan.

Pero, ¿cómo funciona? “Tiene la misma exposición completa a las inversiones en bonos, pero con una superposición que protege frente a aumentos en los tipos (…) cobertura que corre a cargo, en Robeco, de un equipo específico, no un trabajo ‘secundario’ del gestor”.

Reconocen Hawa y Tonino que la opción de optar por deuda de corta duración está ahí, pero advierten que se trata de un universo de inversión limitado (dificulta la diversificación) y alertan de la “falta de liquidez”.

Con todo, concluyen, esta cobertura de duración “no es gratis”, pues “transforma el perfil del fondo (…) la duración disminuye a casi cero, pero hay una ‘rendición’ de rendimiento: esta yield renuncia a los cambios en el tiempo y depende de la forma de las curvas de tipos. Ahora bien, la conmutación entre duraciones cero y normales no tiene coste de transacción, lo que facilita la opción de cubrir o no este riesgo dependiendo del momento”.



Suscríbase a nuestro newsletter

El boletín electrónico de Dirigentes Digital le permite recibir en su buzón de correo toda nuestra información siempre actualizada.

Relacionadas

Deje su comentario

4 comentarios